En un universo casi como el nuestro


C.S. Rodríguez


En un planeta muy similar al nuestro, al borde de su autodestrucción, un prestigioso científico propone modificar genéticamente a la humanidad a gran escala para hacer desaparecer todos sus instintos agresivos.

Dos mil años después de "El Gran Cambio", el planeta está unido. Los humanos conviven en igualdad, paz y armonía; sin delitos, odio, ira ni maldad...

Sara, una apasionada estudiante de Historia de las Civilizaciones, presencia un suceso que le recuerda a como era la humanidad en un pasado remoto. Lo que la llevará a descubrir que su mundo aún oculta secretos.

¿Estará preparada esta pacífica sociedad para enfrentarse a ese pasado que ya había dejado atrás?

Adéntrate en un futuro alternativo en el que quizá te gustaría vivir...  


Comprar en Amazon



En un universo casi como el nuestro

Un futuro diferente, original, sin violencia ni instintos agresivos...

Conflicto mundial

Un planeta al borde de la autodestrucción.

El Gran Cambio

Un científico propone una iniciativa descabellada...

Violencia

¿Forma parte de la propia naturaleza humana?

Ingeniería genética

Modificación genética en humanos. Una cuestión polémica que plantea grandes debates éticos.

Una nueva era planetaria

Un posible futuro donde los seres humanos han dejado atrás todos sus instintos agresivos.

Sara

Una apasionada estudiante que presenciará un hecho fuera de lo normal para su época.

Un suceso histórico

¿Estarán preparados en este pacífico mundo para enfrenterse al mayor acontecimiento desde El Gran Cambio?





Puedes echarle un vistazo aquí









Reseñas

Un mundo distinto con un futuro esperanzador (Cristina Suárez)


He leído con curiosidad este libro de C.S. Rodríguez y debo comentar que me ha hecho reflexionar mucho sobre el futuro de nuestro planeta y de todos los seres que lo habitan. El que aparece en las páginas de esta novela es un mundo distinto, donde los seres humanos han olvidado qué es la violencia, pues fueron modificados genéticamente para que no pudieran tener instintos agresivos. Fue a un científico al que se le ocurrió la idea, pues el mundo estaba al borde de la destrucción y pensaron que era necesario un cambio drástico. Esta es un cuestión que siempre planteará polémicas en el sentido de hasta qué punto es posible hacer ese tipo de modificaciones en los humanos y que esté dentro de la ética profesional y médica.

Pero ese es el mundo en el que vive Sara, una estudiante de la Historia de las Civilizaciones, dos mil años después de lo que ellos llaman "El Gran Cambio", que fue precisamente el momento en que comenzó todo.

A su universo particular con dos lunas llegan unos extraños visitantes del pasado. Es entonces cuando Sara descubre que no todo es como se imaginaba pero también se da cuenta que su mundo es mucho mejor ahora: todos conviven en armonía y no hay odio ni delitos por los que preocuparse. No son muchas páginas, poco más de ciento treinta pero es una historia original y en ella caben varios giros inesperados que hacen que te sorprendas. Es una novela de ciencia ficción fácil de leer, amena, sencilla pero muy rica en contenidos, en observaciones y en pensamientos. Como decía al principio te lleva a reflexionar sobre muchas cuestiones, pero de momento no hay respuestas a esas preguntas.

Sorprendente (Yo)


Me ha ido enganchando capitulo tras capitulo. Hay diálogos realmente curiosos que te hacen ver lo diferentes que seríamos si no hubiese maldad. Me ha parecido una historia original y sorprendente, con giros que no imaginaba. Te entretiene y también te hace reflexionar sobre nuestro mundo actual

Interesantes reflexiones (Daniel Terrasa)


Un futuro dorado en el que la violencia no existe y donde todos los esfuerzos humanos se vuelcan en la búsqueda del progreso y el bienestar. No suena nada mal. Esa es la sociedad perfecta que nos presenta C. S. Rodríguez en su novela En un Universo casi como el nuestro.

¿Cómo se ha llegado a ese estadio ideal? Todo ha sido posible gracias al «Gran Cambio», una modificación genética masiva que tuvo lugar en algún momento del siglo XXI, salvando al planeta de una destrucción total, y que dos mil años más tarde ha dado como resultado un mundo seguro y feliz.

Bueno, casi feliz. Al parecer, algunos individuos conservan rasgos de personalidad que se consideran vestigios de aquellas viejas emociones humanas ya superadas: la rabia, la ira, la frustración... Sara, la curiosa protagonista de la novela, tendrá la oportunidad de conocer a algunas de estas personas y al mismo tiempo indagar sobre cómo era la gente antes del «Gran Cambio».

En sus primeros compases la novela discurre por estos derroteros, en un escenario modélico de orden y bienestar. Pero hay algunas cosas que no acaban de encajar y que llevan a Sara a hacerse algunas preguntas incómodas. Esta parte, donde se describe el funcionamiento de la nueva sociedad al tiempo que se plantean algunas sombras dentro de un escenario aparentemente tan luminoso, nos evoca la inmortal distopía de Un mundo feliz escrita por Aldous Huxley.

Pero hay un giro inesperado en la historia (no puedo decir de qué se trata sin destripar la trama). Un descubrimiento que va a tener un impacto de consecuencias imprevisibles para todos. Unos lo acogen con la esperanza de saber más acerca del ser humano y su historia anterior; en cambio, otros temen que los nuevos acontecimientos puedan acabar destruyendo todo lo que se ha conseguido en estos siglos de esplendor.

Se trata de una novela escrita con un estilo muy sencillo, fácil de leer y que me consiguió sorprender cuando me parecía que la trama iba por un camino bastante previsible. Las cuestiones científicas son planteadas muy por encima, sin entrar en demasiados detalles. Eso tal vez podría defraudar a los fans de la ciencia ficción hard, pero yo no me cuento entre ellos. Otro aspecto que hay que mencionar es la ausencia de profundidad de los personajes. Esto no tiene por qué ser negativo, es solo un recurso que muchos autores del género (como el gran Arthur C. Clarke) han usado frecuentemente para evitar eclipsar el mensaje o la trama central de su obra.

Pero lo mejor de En un Universo casi como el nuestro es que el lector se encuentra con interesantes debates éticos sobre los que reflexionar. Por ejemplo: ¿Es moral modificar genéticamente a los seres humanos, aun contra su voluntad, en pro de un bien mayor? ¿Es admisible suprimir la siempre imperfecta democracia por un gobierno único que trabaje, incluso sin sombras de corrupción, por el bien común?

Sin duda, se trata de dilemas no tan ajenos para nosotros. Asuntos sobre los que resulta bastante complicado posicionarse. O tal vez no. Siempre suelo decir que las buenas novelas de ciencia ficción son esas que nos plantean las grandes preguntas de la existencia, obligándonos a pensar. Y la obra de C. S. Rodríguez sin duda lo hace.









csrodriguezsoy@gmail.com

Si continuas navegando estás aceptando nuestra política de cookies. Acepto
Aviso sobre cookies